Hamyguito












Recomiéndanos a tus amigos y/o enemigos







Anécdotas literarias








Los sucesos y curiosidades más increíbles e impactantes que se han venido produciendo a través del tiempo dentro del mundo literario-cultural...


Hechos y sucesos



Yukio Mishima

El país de O-Z

Sherlock Holmes

Sabíais

Error bíblico

Anatole France

El último cuento corto

La durmiente no tan bella

Nostradamus

Pacto de caballeros

Juan Carlos Onetti

Libro vacío

La paradoja del mentiroso

Notarios

Entre las obsesiones, las sexuales

Anthony Burgess

De compras

Elegante

El guardián entre el centeno

Adjetivos



Partirse la caja


Anterior     Índice     Siguiente


Anécdotas literarias


YUKIO MISHIMA

A este escritor y dramaturgo japonés (su verdadero nombre era Kimitake Hiraoka) le encantaba tanto exhibirse que durante toda su existencia fue buscando la instantánea inmortal. Al menos esto se podría deducir de algunas de las fotografías que se dejó hacer o se hizo a lo largo de los años. En una de las mismas aparece con mirada extraviada y una rosa blanca entre los dientes, en otra con una cinta en el pelo y una espada de samurái. Según cuentan de él, le importaba tanto la imagen que dejaría para la posteridad que en las fotos grupales en que aparecía acompañado de hombres más corpulentos se las ingeniaba de tal modo que era él quien parecía descomunal. A uno se le escapa una sonrisa al imaginarse a este buen hombre sacando pecho y buscando el escalón más alto solamente para quedar por encima de los otros. Pero el momento culminante de su colección de extravagancias lo alcanzó el mismo día de su muerte, el 25 de noviembre de 1970. Aquel mismo día había entregado a su editor su última obra, el libro final de su tetralogía 'El mar de la fertilidad'. Tenía entonces cuarenta y cinco años, y tuvo la feliz idea de secuestrar en la base militar de Ichigaya, en Tokio, al general Mashita, con el que tenía cita aquella mañana para mostrarle una valiosa espada de samurái, según parece una verdadera joya antigua. Llegó acompañado de cuatro hombres de su organización, una sociedad paramilitar de nombre Tatenokai y ya entonces tenía previsto montar un verdadero espectáculo circense con su propio cuerpo: harakiri y decapitación. Los hechos ocurrieron de la siguiente manera... Con un manifiesto preparado y pancartas, Mishima salió al balcón del despacho del general para dirigirse a los soldados reunidos en el patio de abajo. Su discurso pretendía inspirarlos para que se alzaran, dieran un golpe de estado y devolvieran al Emperador a su legítimo lugar. Sólo consiguió molestarlos y que le abuchearan y se mofaran de él. Como no fue capaz de hacerse oír, acabó con el discurso tras unos pocos minutos. Entró en el despacho de nuevo, se arrodilló y se rebanó el estómago. Aún vivo, uno de sus hombres, su preferido, tenía orden de cortarle la cabeza con la famosa espada. A éste le pudo el mal pulso (o quizá el amor, puesto que se rumoreaba que había sido amante de Mishima) y falló el golpe tres veces, rajándole los hombros, la espalda y el cuello, pero no del todo, hasta que se apoderó del arma otro de sus hombres, menos inepto, y le cortó la cabeza de un tajo, haciendo luego lo propio con el favorito, tal y como estaba acordado. Y es que Mishima preparó su suicidio meticulosamente durante al menos un año. Sabía perfectamente que su intento de golpe jamás podría haber tenido éxito y su biógrafo, traductor, y antiguo amigo John Nathan sugiere que fue tan solo un pretexto para el suicidio ritual con el que tanto había soñado. (Mishima se aseguró incluso de que sus asuntos estuvieran en orden y tuvo la previsión de dejar dinero para la defensa en el juicio de los otros tres miembros de su organización que le acompañaron y no murieron.)



EL PAÍS DE O-Z

El autor de 'El maravilloso Mago de Oz', Lyman Frank Baum, se inspiró para poner el nombre al país de Oz en nada menos que ¡el cajón de un archivador! cuya etiqueta de ordenación alfabética indicaba "O-Z". Y aunque sus descendientes han comentado en alguna ocasión otros orígenes, lo cierto es que el propio Baum dijo una vez: "tengo un pequeño archivador en mi escritorio, justo enfrente de mí, estaba pensando sobre el título (...) y vi que el primer cajón estaba etiquetado "A-G", el segundo "H-N" y el último "O-Z", y así surgió".


SHERLOCK HOLMES

Popularmente se atribuye a Sherlock Holmes, el famoso detective creado por Arthur Conan Doyle, una frase que perfectamente podría haber servido para caracterizar al personaje, pero que es una pura invención popular que lo más seguro es que nunca se le pasara por la cabeza al autor, o al menos jamás llegó a plasmarla sobre el papel. En ninguna de las cuatro novelas, ni en ninguno de los cincuenta y seis relatos protagonizados por Sherlock Holmes, éste pronuncia aquello de "¡Elemental!, querido Watson". En ninguna. Sólo en un relato titulado 'El Perverso' hay un comentario similar. Tras una de sus habituales y sorprendentes deducciones que dejan totalmente fascinado al doctor Watson, éste felicita a su amigo y compañero de aventuras con un escueto "¡Excelente!", y Holmes, con su habitual flema y satisfacción le responde con un preciso "¡Elemental!". (Por cierto que la pipa Meerschaum, propia de la iconografía de Holmes, no apareció hasta que fue utilizada en una dramatización de teatro de uno de los relatos en la década de 1920; y el sombrero de cazador de gamos característico del detective nunca se menciona en la obra de Doyle: es simplemente un añadido del ilustrador de 'The Strand Magazine Sidney Paget' que, además, utilizó a su propio hermano como modelo para representar el aspecto de Sherlock Holmes.)


SABÍAIS...

(Nota: el texto que sigue está "correctamente escrito".) ... que sgeun un etsduio de una uivenrsdiad ignlsea, no ipmotra el odren en el que las ltears etsan ersciats, la uicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la utlima ltera esten ecsritas en la psiocion cocrrtea. El rsteo peuden estar ttaolmntee mal y aun pordas lerelo sin pobrleams. Etso es pquore no lemeos cada ltera por si msima preo la paalbra es un tdoo. (Nota 2: sobre el papel se observa este detalle mejor que sobre la pantalla del ordenador; es totalmente cierto, ¡increíble!).


ERROR BÍBLICO

Aunque 'La Biblia' es uno de los libros, o conjunto de libros, más bellamente literarios que jamás se hayan escrito, ha habido célebres errores de traducción que le han valido imágenes impagables que perfeccionan y enriquecen aún más algunos de sus textos. Es el caso de la célebre cita en la que se afirma que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de los cielos. El texto original del que parte este error estaba en griego y fue traducido al latín de modo erróneo. En el original griego no había ningún camello en la frase, sino una cuerda, cable o maroma, en griego 'kámilos', pero el traductor confundió la grafía, entendiendo 'kámelos', camello o rebaño de camellos, de donde el error de la traducción latina que nos ha llegado.


ANATOLE FRANCE

Después de publicar 'Los dioses tienen sed', Anatole France fue visitado en 1912 en su casa por una periodista que quería hacerle un reportaje. Como ya era un poco tarde, France invitó a la periodista a quedarse en su casa esa noche y, antes de irse a sus aposentos, él le preguntó: "¿Qué desayuna usted?". A lo que ella respondió: "Tomaré exactamente lo que usted acostumbra tomar, para familiarizarme así con sus formas de vida". Entonces France dijo a su ama de llaves: "Mañana por la mañana, dos cucharadas de aceite de ricino para la señorita y, para mí, otras dos, como siempre."


EL ÚLTIMO CUENTO CORTO

En un Congreso Internacional de Obituaristas, se trató el arte de la necrológica. Los debates se centraron en si se han de suavizar los rasgos negativos de los difuntos (o no) y sobre cómo introducir algo de ironía en sus escritos, como sucede en los epitafios de algunas lápidas (por ejemplo, en la de Pietro de Aretino, que se puede leer: habló mal de todos, excepto de Dios, de lo que se excusaba diciendo, "no le conozco".) El encuentro fue organizado por la 'Asociación Internacional de Escritores de Necrológicas Vivos y Sanos'. La anfitriona, Carolyn Gilbert, era acusada por sus colegas de organizar estos congresos con el fin de asegurarse una necrológica laudatoria e impecable en los mejores periódicos del mundo. Y es que, según ella, la necrológica "es un género de no ficción. El último cuento corto."


LA DURMIENTE NO TAN BELLA

Escrita por el italiano Giambattista Basile en 1636, en la versión original de 'La bella durmiente' hay una violación y un intento de canibalismo.


NOSTRADAMUS

Michel de Nôtre-Dame, el conocido médico y astrólogo francés Nostradamus, publicó en 1555 un libro titulado 'Centurias Astrológicas', un libro de profecías que abarca toda la historia de la humanidad desde mediados del siglo XVI hasta el fin del mundo, que según él no ocurrirá hasta el año 3797, por lo que podemos estar tranquilos. (También colaboró con la aristocracia francesa, elaborando horóscopos para la reina Catalina de Médicis, prediciendo la sorprendente muerte del rey Enrique II y, finalmente, siendo asignado como médico de la corte real por Carlos IX.) Para evitar la censura de la Iglesia y los peligros de la Inquisición redactó su libro en cuartetas en las que de manera deliberada conviven anagramas, símbolos, fechas ordenadas confusamente y una curiosa mezcla de lenguas que ha originado una variada serie de interpretaciones normalmente a posteriori. Entre los muchos aciertos que los estudiosos del libro han encontrado se encuentra el fin de la monarquía en Francia con la Revolución Francesa, la llegada, encumbramiento y caída de Napoleón (para él, el primer anticristo), los logros médicos de Pasteur, al que incluso nombra, y la venida terrible del segundo anticristo, un tal Hister, probablemente Hitler.

Asuntos de mujer


Nostradamus también predijo su muerte y hay una curiosa anécdota alrededor de ella que goza de un sofisticadísimo sentido del humor: sobrevino tal y como él auguró en 1566, pero antes de morir ordenó que grabaran una fecha en una lámina de metal que colocaron junto a él en su ataúd. Pasaron los años, y en 1700 a alguien se le ocurrió exhumar el cadáver para trasladarlo a un lugar donde pudiera ser visitado con mayor solemnidad. Y cuando procedieron a abrir el féretro hallaron junto a su esqueleto la lámina de metal donde aún se podía leer aquel 1700 que "les guiñaba el ojo". -Aquí descansan los restos mortales del ilustrísimo Michel Nostradamus, el único hombre digno, a juicio de todos los mortales, de escribir con pluma casi divina, bajo la influencia de los astros, el futuro del mundo. (Así reza su epitafio.)-


Escuela filosófica

PACTO DE CABALLEROS

En vísperas de exámenes se presentó en casa del escritor y filósofo español don Miguel de Unamuno uno de sus alumnos de griego, quien le explicó: "Vengo a pedirle un gran favor, don Miguel. Mañana me examinaré y no sé una palabra. Pero es que viene mi padre a Salamanca exclusivamente para presenciar mis exámenes porque el pobre cree que ya soy todo un helenista. Me duele defraudarlo, y por eso me atrevo a suplicarle que me pregunte usted una lección convenida, que yo me aprenderé esta noche lo mejor que pueda. Después usted me hace otras preguntas, yo no las contesto, y usted me suspende. Pero mi padre se irá muy satisfecho".


Le hizo tal gracia a Unamuno tan insolente petición que convino con el estudiante en preguntarle la lección número diecisiete. Al día siguiente, en plena solemnidad del importante acto salmantino, ordenó el gran catedrático: "Caballero, explíqueme usted la lección diecisiete, por favor". Pero para su mayúscula sorpresa, el alumno respondió: "No la sé". Estupefacto, a la par que intrigado, le susurró Unamuno: "¿Acaso no era la lección diecisiete?". A lo que el examinado replicó en voz baja: "Sí, pero es que no ha venido mi padre".


JUAN CARLOS ONETTI

Este autor uruguayo pasó los últimos quince años de su vida metido en la cama, sin otra razón para ello que su propio deseo de vivir así. Ni enfermedad, ni parálisis, ni tara, ni gaitas. Por capricho, por deseo, porque le dio la real gana. Leyó y escribió en la cama, literalmente "tumbao", además de fumar y beber güisqui. ¿Ejemplo a seguir? Soñar solamente vidas improbables, imaginar mujeres atolondradas y estupendas, ligeramente imposibles, quizá inquietantes. Poder comer todos los días, soñar despierto, no andar desnudo, fumar, beber y leer un libro sin prisas bastan para ser feliz. Eso es ser libre, ser irresponsable ante los demás, máxima independencia que puede alcanzar un hombre. No negociar posturas, ni ideologías ni quereres, conquistar sin esfuerzo una auténtica soledad. Y despreciar la disciplina, la filantropía y el trabajo. No hay que pensar demasiado para ver que estos tres conceptos son despreciables. Solamente esto basta para que el personaje Onetti resulte simpático. En 1930 se casó con su prima, María Amalia Onetti, que le daría un hijo antes de separarse en 1933. Un año más tarde vuelve a contraer nuevas nupcias, ahora con María Julia Onetti, su otra prima. No sería su último enlace. En 1945 torna a casarse con una compañera de trabajo en la agencia Reuter, Elizabeth María Pekelharing, unión de la que saldría su hija. En el año 1950 publica 'La vida breve', novela fundacional de Santa María, eje de sus novelas. A finales de 1955 contrajo matrimonio por cuarta vez con la joven argentina de ascendencia alemana Dorothea Muhr (Dolly). En 1975 se traslada a Madrid, España, invitado por el Instituto de Cultura Hispánica de esta ciudad donde fija su residencia; y en 1980 recibe el Premio Cervantes, mismo año que fue propuesto por el Pen Club Latinoamericano como postulante al Premio Nobel de Literatura. El año 1985 es invitado a Uruguay tras el regreso de la democracia, ante lo cual el escritor agradece la invitación pero decide permanecer en su querido Madrid. En 1993 publicaría la que fue su última novela, 'Cuando ya no importe', considerada una especie de testamento literario. La tarde del 30 de mayo de 1994, J.C. Onetti moría en una clínica de la capital española... 'El infierno tan temido', 'Bienvenido Bob', 'Tan triste como ella', 'Juntacadáveres'... Y mucho más. (Hay que leerlo.)


LIBRO VACÍO

Existen numerosos ejemplos a lo largo de la Historia de libros publicados con todas sus páginas en un blanco impoluto. Entre ellos, vale la pena mencionar 'Los ensayos sobre el silencio', de Elbert Hubbard, y 'Serpientes de Hawái: Guía completa, ilustrada y documentada de las especies exóticas originarias del quincuagésimo estado de la Unión', de V. Ralph Knight Jr. -reimpreso en 'The Nothing Book' (1974)-, el panfleto protestante de Robert Filliuo '¿Qué se precisa para perderse?' y el célebre 'Todo lo que sé de las mujeres', de autor cobardemente anónimo y traducido a más de siete lenguas. (Sin embargo, siendo sinceros, todos ellos fallan en el noble intento de alcanzar la perfección del vacío absoluto, pues no solo es que llevan el título en su portada, sino que, además, en una de las páginas interiores, se encuentra asentado el pie de imprenta y el pequeño texto que canónicamente prohíbe la reproducción total y/o parcial de dicha obra.)


LA PARADOJA DEL MENTIROSO

En el 270 a.C. el poeta y filólogo Filetas aparentemente murió de insomnio por dar de manera obsesiva vueltas y vueltas en su cabeza al tema de la paradoja del mentiroso, un concepto relacionado con la filosofía y la lógica, que se refiere a afirmaciones paradójicas que se autocontradicen. (Las dos versiones más conocidas son: "Esta oración es falsa" y "Estoy mintiendo".

Maravillas del Feng Shui


NOTARIOS

Los notarios fueron así llamados ya durante la Edad Media por ser los expertos en el uso de las Notas Tironianas, un sistema de escritura abreviada y primer antecedente de la actual taquigrafía que se enseñaba en las escuelas -junto a otro método similar desarrollado por el papa Silvestre II-. Lo creó un esclavo de Cicerón llamado Marco Tulio Tirón (91 a. de C.-4 d.C.) en base a unos 5.000 signos distintos, que en ocasiones actuaba de secretario del famoso orador romano para registrar con exactitud todo lo dicho en las actuaciones de su amo ante el Senado. -Según parece confirmado, Tirón utilizó su útil sistema taquigráfico durante el famoso proceso que decidió la suerte de Catilina tras su célebre conspiración para destruir la república romana, lo que le valió que Cicerón le concediese la libertad.-


Todo cultural

ENTRE LAS OBSESIONES, LAS SEXUALES

Cada escritor se vincula a su manera con el terreno sexual, para algunos es el motor de la escritura y para otros es la escritura misma un acto erótico. Boris Vian lleva sus obsesiones sexuales a su obra y declara ser un obseso sexual. James Joyce, que tuvo experiencias traumáticas en su juventud, también las traslada obsesivamente en su obra, tiene una mirada despreciativa hacia el amor y practica el "erotismo escatológico", vincula lo erótico con los excrementos. Lo sexual es el eje obsesivo característico de Georges Simenon y de Dashiell Hammett, en cuyas obras la prostituta aparece vista con beneplácito. Y la inhibición sexual lleva a Poe a un plano ideal de ensueño que lo atormenta. Louis Ferdinand Céline fue acusado de "ceder a la obscenidad", cuya temática belicista tiene su cara opuesta en los inquietos "culos de las bailarinas" o en el contoneo de las nalgas de alguna amante o de una prostituta. Para Henry Miller, el erotismo, la violación sexual, se vincula con su intento de dominar la escritura y con el proceso vivido. Dijo: "Cuanto más escribía, más me humanizaba. El producto puede haber parecido monstruoso (a algunos), porque era una violación, pero gracias a todo ello me convertí en un individuo humano. Sin duda estaba eliminando el veneno contenido en mi sistema. Y aunque parezca extraño, este veneno tenía un efecto tónico para otros. Era como si yo les hubiese conferido cierta inmunidad. ¿En qué consistía este veneno? No era cierto odio que yo tuviese que eliminar, pues cuando me dediqué a escribir ya no experimentaba odio por ninguno de mis "personajes". Más aún, me enamoré de muchos de ellos... Y mientras el escritor que había en mí se regodeaba en sus propias proezas, el ser humano tenía que reconocer más y más la aniquiladora verdad de que por muy sincera, tierna y reverentemente que se acercara al personaje que estaba describiendo, nunca, nunca podía capturarlo, nunca lograba penetrar en él, ni reproducir lo que había sido creado exclusivamente por Dios. En otras palabras, el portavoz de la verdad (¿de la obsesión?) venía a enfrentarse con el urdidor de historias, es decir, el escritor."


ANTHONY BURGESS

Autor genial que murió en el año 1994 con una obra inmensa en sus manos y el capricho de ser recordado por una novela llevada al cine por el fabuloso Stanley Kubrick, 'La naranja mecánica'. (La obra fue originalmente inspirada por un incidente vivido por el propio autor durante la Segunda Guerra Mundial, cuando él y su mujer fueron asaltados en 1944, siendo la esposa víctima de robo y violación por parte de cuatro soldados estadounidenses en las calles de Londres. -Dado que se encontraba embarazada, la paliza le provocó un aborto.-) Y quizá la obra de Burgess no hubiese sido tan inmensa, prolífica de títulos y brillante de estilo si en 1959 no le hubiesen diagnosticado erróneamente un tumor cerebral irreversible. Este equívoco médico que le auguraba no más de un par de años de vida le sirvió de acicate para ponerse a escribir como un poseso por una noble causa, tan ingenua como entrañable, la de no dejar a su amada esposa en la indigencia. Así fue entregándole a su editor al menos una novela por año, con el fin de que la que debía de ser su viuda, Lynne, pudiese llevar una existencia digna al amparo de sus derechos de autor. Pero no se murió, o no se murió tan joven, a los 42 del estúpido diagnóstico o susto, sino a los 77, -y de cáncer de pulmón-, edad más razonable o menos cruda. Tuvo también un gran interés por la música, que fue su primera pasión, antes de dedicarse a la literatura. Escribió dos sinfonías, varias sonatas y conciertos, alcanzando justa fama como compositor. Y destacar su enorme capacidad para aprender idiomas (hablaba malayo, ruso, francés, alemán, español, italiano y japonés, además del inglés, su idioma nativo, y un poco de hebreo, chino, sueco y persa), faceta que se ve reflejada en la invención del Ulam, lenguaje prehistórico ficticio, para la película 'En busca del fuego' (1981).


DE COMPRAS

Uno de los más ilustres representantes de la lírica contemporánea, el poeta francés Paul Valéry (1871-1945), fue presentado durante una recepción a una dama de elevada posición económica. Ésta, al enterarse de que estaba hablando con tan famoso escritor, extrajo su álbum de autógrafos y le pidió encarecidamente: "Señor Valéry, perdóneme usted... todavía no he leído ninguno de sus libros, no obstante, escríbame cualquier cosa en este álbum, lo que me resultará particularmente grato". "Con mucho gusto, señora", accedió el escritor. Así, sobre la hoja en blanco del libro que la mujer le tendía, éste ¡anotó los títulos de todas sus obras y sus respectivos precios!

De-rebajas ... (El mejor buscador de productos a bajo precio. Servicio a nivel mundial.)


ELEGANTE

Dotado de gracia, nobleza, sencillez. Procede del latín 'legere' (reunir). Con el prefijo privativo latino ex-, más 'legere', se formó 'eligere' (elegir, escoger), y de éste, elegans-ntis (elegante, distinguido), de donde proviene nuestro 'elegante'. La elegancia es una cualidad que ha sido cultivada por la nobleza y, en nuestros tiempos, heredada por la burguesía. La persona verdaderamente elegante no es elitista, denota buen gusto en sus elecciones y puede acercarse con naturalidad a los humildes, gracias a la sencillez, característica que podemos ver en la definición de esta palabra. Un buen ejemplo de esta cualidad fue Petronio, el escritor satírico latino del siglo I, autor del 'Satiricón', hasta el punto que era conocido por el seudónimo Arbiter elegantiarum (árbitro de la elegancia), por su distinción y buen gusto, según los 'Anales' del historiador Tácito. (Petronio, aun siendo amigo de Nerón, fue acusado de haber conjurado con Séneca y Lucano para matar al emperador, circunstancia que lo llevó al suicidio en el año 66 después de Cristo. -Ha quedado inmortalizado en la literatura con la novela 'Quo Vadis' (1895), del escritor polaco Henryk Sienkiewicz, en la cual Petronio se suicida junto con su esclava Eunice, debido al amor imposible que los unía.-)


EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO

La obra capital de J.D. Salinger, 'El guardián entre el centeno', ha sido objeto de diversos bulos en base a algunos hechos reales. Así, sabido es que el asesino de John Lennon, Mark Chapman, leyó este libro durante los días previos al crimen, y que la persona que disparó al presidente norteamericano Ronald Reagan, John Hinckley Jr., lo releía con frecuencia. Pero también se ha dicho que otros homicidas en serie tenían este inolvidable título como libro de cabecera, y que Lee Harvey Oswald se había inspirado en él para asesinar a J.F. Kennedy. -No hartos con eso, las leyendas más paranoicas y absurdas cuentan al respecto que el texto (en inglés) contiene códigos secretos e incluso claves psicológicas que incitan a matar.-




Las razones principales por las que este libro ha sido tan criticado son principalmente su ofensivo lenguaje y sus referencias a las drogas, alcohol y prostitución. Los críticos ven a su protagonista, Holden Caulfield, como un instigador de masas. -Treinta años después de su publicación en el año 1951, el libro era tanto el más prohibido, como el segundo más estudiado como lectura obligatoria en los institutos estadounidenses. En la década de 1990 fue el número trece en la lista de libros más leídos en ese país según la Asociación de Bibliotecas Americanas y todavía en el año 2005 se mantuvo entre los diez primeros. Los motivos por los que tan genial obra sigue en alza es porque logra permearnos en el mundo de la solitaria y extrema vida de su protagonista, mostrándonos una visión desgarrada de la realidad de una persona que ha perdido la confianza y el agrado por las personas de su entorno y, en general, de toda la sociedad. La obra no es obscena, pero resulta impactante al lector por su fuerte contenido de honda crítica social. Por lo demás, no existen en sus líneas referencia alguna hacia el asesinato o la disolución social. Más bien, todo lo contrario.-


ADJETIVOS

Afirma el siempre genial escritor Agustín Sánchez en su, entre otras, muy recomendable obra 'Las curiosidades': "
¿Se han fijado que desde Fernando VII, que fue llamado "El Deseado", y así lo nombran todos los libros de Historia de España, ningún otro rey español posterior ha tenido epítetos que lo califiquen, denominen o juzguen, ningún adjetivo feliz que lo caracterice? ¿Por qué es esto así? ¿No es algo terrible que se pierda esta costumbre? Ni Isabel II, ni Amadeo I de Saboya, ni Alfonso XII, ni Alfonso XIII, ni ahora Juan Carlos I tienen su adjetivo, su epíteto glorioso, su denominación con la que pasar a la Historia. ¿Por qué, señores historiadores? Si hacemos un repaso a la Historia de España desde sus inicios, e incluyendo en la lista, por supuesto, a reyes de la corona de Aragón, de Navarra, de León, de la corona de Castilla, de Asturias e incluso de Mallorca, y posteriormente de España, veremos que abundan este tipo de epítetos. Y así sabremos que hemos tenido al menos dos Magnos, dos Santos, uno llamado Emperador, dos Sabios, un Pasmado, un Deseado, un Hechizado, un Católico, dos Católicos, otra Católica, una Loca, un Noble, un Malo, un Largo, un Fuerte, un Grande, un Casto, dos Hermosos, un Cruel, un Conquistador, un Benigno, un Ceremonioso, un Humano, un Magnánimo, un Bravo, un Justiciero, uno denominado Mayor, otro Obstinado, un Batallador y hasta un Póstumo. ¿Por qué no seguir la lista?".


-

Anterior     Índice     Siguiente





Copyright (c) Hamyguito.com Todos los Derechos Reservados


(
Texto legal y Condiciones de uso - hamyguito@mixmail.com)